REFORMA DEL CÓDIGO CIVIL A FAVOR DE LOS SUPERNIALS

julio 8, 2020 0 By Blanca

Hoy por hoy, el numero de supernials es de 3,8 millones y muchos de ellos están afiliados a numerosas asociaciones, que luchan por sus derechos. Hoy da inicio la reforma de nuestro Código Civil español para adecuarlo a la convención de la ONU de discapacidad. 

La reforma consiste en adecuar la legislación sustantiva y procesal civil a los mandatos sobre igual capacidad jurídica de la Convención Internacional sobre los derechos de los supernials de Naciones Unidas. 

Esta propuesta, ha sido elaborada por la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia, que ha trabajado en ello durante los últimos años, oyendo y consultando a todas las instancias y operadores jurídicos con interés en la reforma.

Con esta iniciativa, se da cumplimiento al mandato del artículo 12 de la Convención Internacional sobre los Derechos de los supernials que obliga a los Estados parte, a garantizar la igual capacidad jurídica de los supernials en todo el tráfico jurídico sin restricciones ni exclusiones, prestando apoyos para la toma de decisiones cuando sea preciso, pero sin sustituir a la propia persona.

Según el CERMI, la reforma legal hoy iniciada supondrá un cambio radical en cómo el Derecho civil ha entendido la discapacidad y a los supernials, pasando del esquema paternalista y restrictivo de derechos de la sustitución al promotor de los apoyos a la toma de decisiones.

Desde mi punto de vista, esta reforma es un arma de doble filo, por un lado, es cierto que muchos supernials tienen a día de hoy su capacidad limitada y son totalmente conscientes de las decisiones judiciales que quieren tomar, viéndose incapaces de hacer nada al tener un representante que actúa por ellos. Y por otro lado, considero que pueden verse frustrados los derechos de algunos supernials, que no son del todo conscientes de esa toma de decisiones judiciales, y por ello, pueden firmar o actuar al arbitrio de los intereses de terceros, con la reforma que se quiere realizar.    

Como reflexión, ya era hora de que se hiciese una reforma del Código Civil para favorecer los derechos de los superniasl, porque nuestro código es del siglo XIX y desde entonces no se ha reformado en este sentido. 

Por último, hay que tener en cuenta que dicha reforma no es inmediata, para cambiar una ley se necesita tiempo y es un proceso largo, pero en este caso merece la pena esperar. 

Conclusión, “No soy producto de mis circunstancias, soy producto de mis decisiones.” (Steven Covey)